Mi experiencia en Australia como estudiante de inglés

mi experiencia en Australia como estudiante de inglés

Antes de empezar a leer este post, si están pensado en venir a Australia quiero aclararte que el post es de mi experiencia personal y que son cosas que no necesariamente te deben pasar a ti.

Recuerdo que un día, acostada en la cama de mi apartamento en Chiang Mai en Tailandia, pensaba que había viajado más de un año sin parar y me sentía agotada física y mentalmente y que era hora de darme un descanso, también hace muchos años había analizado la posibilidad de estudiar inglés, quería hablarlo y escribirlo de una manera más profesional, era el momento de hacerlo, durante mi vida profesional cuando tenía dinero no tenía tiempo y cuando tenía tiempo no tenía dinero.

En Ecuador trabajé por dos años en una universidad donde tuve la oportunidad de conocer dos personas australianas, uno de ellos fue mi jefe que me decía que con la energía y ganas que vivo la vida si algún momento decido ir a Australia me iría muy bien, él es una persona que admiro y respeto mucho, si él representaba a la gente australiana ese país debería ser el cielo, tomé esas palabras como algo que no se podían borrar y también Anthony (otro compañero de trabajo) que se convertiría en una bendición para mí en Australia. Había leído artículos, visto videos y todos llegaban a la misma conclusión: los australianos son gente relajada, es un país que aunque no tengas experiencia te da oportunidades, así que estaba lista para vivir mi experiencia Australiana.

Parque Nacional Noosa.

Al llegar puse toda mi energía en buscar trabajo, estaba al 100% enfocada en eso, la inversión económica era grande y fue un shock saber que los precios no eran los mismos que en Asia. Empecé con 100 hojas de vida, recuerdo que las primeras veces que hablé tenía tanta timidez, (aún me estaba acostumbrando al acento australiano) y lo único que lograba decir es «estoy en búsqueda de trabajo, si tienen una posición pueden llamarme», había visto vídeos que decían que siempre tienes que entregarle el resume al manager, pero muchas de las veces el manager no quería hablar, o cuando preguntabas por él te decían que estaba ocupado, así que tenías que dejarle tu hoja a otra persona y seguramente iba a terminar en el tacho de la basura. El primer mes tenía un optimismo inquebrantable, tenía que cumplir lo que me había propuesto, habían días que me dolían los pies de recorrer tantas calles. Al llegar a la casa donde vivía con un mexicano, un ecuatoriano y dos brasileñas uno de ellos me decía «no pierdas tu tiempo, no hay trabajo» , pero yo no escuchaba, ¿Por qué tenía que pasarme a mí lo que a ellos?, con el optimismo que siempre me ha caracterizado seguía entregando, sin descanso, pero nada ocurría. No había ninguna llamada, en mi clase de inglés de lo único que se hablaba era de que no había trabajo y que nadie conseguía nada… pero nos ayudábamos y motivábamos entre todos.

Para mí pasar de Asia a Australia fue un gran cambio, no sólo en los precios sino en la cultura, era un cambio enorme al que no estaba preparada, pero no lo pensé antes: estaba ahí y tenía que seguir adelante con el plan. Hice un  break a mi búsqueda de trabajo y en Navidad decidí pasar con la familia de Anthony, estar con su familia, recibir regalos de Navidad me dio mucha energía, me sentía totalmente agradecida con la vida de permitirme compartir una fecha tan especial con personas que sin conocerme, me abrieron sus puertas y ver que sus tradiciones son diferentes. Navidad es Australia es verano, hace muchísimo calor y ves a Papá Noel con pantalones cortos y tabla de surf tomándose fotos con los niños.

Una navidad en verano.

Al comenzar el nuevo año continué con la búsqueda, veía los anuncios en el Internet Facebook o Gumtree y pedían meseros  o baristas con 3 años de experiencia, me llamaron a dos trial los hice y no me llamaron. Empecé a angustiarme, las semanas pasaban entregaba hojas de vida como flyers y en los “trials” (entrenamientos) se daban cuenta que no tenía experiencia, aunque les decía que quería aprender… ahí todo empezó a ir de picada, no podía estar feliz, me sentía impotente. En esa misma época tuve una intoxicación muy fuerte y fui a parar al hospital me costó $800 por menos de seis horas y eso no lo cubría el seguro médico. Compartía un departamento y una cama con una persona, me sentía triste y no tenía ni un lugar donde llorar sola. Fueron unos días terribles quería irme de Australia, pero ya había pagado el curso, sentía que no encajaba, sentía que tenía una mala vibra y cada vez que iba a entregar hojas de vida iba llorando en los buses, todo fue super fuerte.

Una de las chicas con las que vivía me heredo uno de sus trabajos y empecé a limpiar un departamento cada 15 días luego encontré la limpieza de otro departamento y poco a poco las cosas iban mejorando a los dos meses y medio encontré un trabajo como masajista, recuerdo que el día que me dijeron puedes comenzar, dije finalmente todo va bien, trabajé tres semanas y me despidieron porque la clienta dejó una queja de que no se sentía conforme con el servicio que había recibido y nuevamente todo se durrumbó. El spa me debía dos semanas de trabajo y se demoró más de un mes en pagarme, la manager dejó de contestarme el teléfono y no fue hasta que le dije que tomaré acciones legales que logré que me pagaran. Creo que tenía todas las señales para salir del país, pero no quería perder lo invertido, quería ser fuerte, pero ya no tenía energía.

Los papás de Anthony (mi amigo), me ofrecieron vivir con ellos y eso fue un alivio a mi bolsillo ya que podía concentrarme 100% en la escuela y el trabajo quedó en un segundo plano, me mudé de Gold Coast a Brisbane en búsqueda de nuevas oportunidades y ahí estuve tres meses más. Al mes encontré un trabajo como cajera en un patio de comidas y estuve ahí hasta que salí de Australia. El trabajo era bastante fácil y solamente 10 horas por semanas así que me permitía estudiar, trabajar en mis propios proyectos y ganar dinero que lo utilizaba en el transporte y la comida.

La escuela de inglés:

Creo que podría resumir dos de mis grandes decepciones: no haber encontrado un trabajo en el que me sienta cómoda y la mala inversión que hice en la escuela de inglés. La educación en Australia es un negocio y como en todos los países hay de todos los presupuestos y todas las calidades. Yo elegí la escuela más barata y eso se veía reflejado en el servicio y la calidad de profesores ¿mejoré mi inglés luego de 6 meses de estar en una escuela australiana? No. El 100% de los estudiantes éramos latinos hispanohablantes, personas que hablaban español y portugués, y eso hacía que en esas 4 horas durante todo mi día irónicamente eran las horas en las que hablaba español. Hablé con la escuela, pero no había mucho que hacer, los estudiantes no querían aprender, su objetivo era trabajar y esta escuela no tenía ninguna exigencia justamente enfocada en estos estudiantes.

Recuerdos que siempre quedarán en mi corazón 

Haber tenido la oportunidad de haber vivido con una familia australiana para mí fue una de las cosas más ricas culturalmente, haber celebrado Navidad y varias festividades más, afianzó mucho más nuestras relaciones. Otra de las cosas que me encantan de Australia es la calidad de vida, es muy buena, excelente transporte público, playas paradisíacas, en este país se puede hacer muchas cosas, pero uno tiene que plantear sus objetivos claros desde el principio y cumplirlos.

Si tu meta es estudiar inglés invierte en una buena escuela y haz que el trabajo se convierta en algo secundario, ustedes pensarán esto es tan lógico, pero cuando lleguen allá entenderán perfectamente de lo que les estoy hablando. Australia es un país donde mucha gente pierde los objetivos por los que fueron, porque es un lugar donde si te propones puedes hacer mucho dinero, ese se convierte en el mayor problema, todo gira entorno a eso. Así que a tu llegada diviértete, estudia, trabaja, pero sobre todo recuerda cada día para qué cruzaste del otro lado del mundo.

Greg y Lindell celebrando el día de mi cumpleaños.

,

2 comentarios en “Mi experiencia en Australia como estudiante de inglés”

  1. Hola Nicole! Otro ecuatoriano aquí. Me hizo reír tu oración «durante mi vida profesional cuando tenía dinero no tenía tiempo y cuando tenía tiempo no tenía dinero.» por que es exactamente lo que yo llevo comentando desde hace unos años cuando hablo con personas sobre viajar jeje.

    El típico dilema de tengo salud y tiempo pero no tengo dinero contra tengo dinero pero me mato trabajando y estoy muy estresado y no tengo nada de tiempo libre. Me gusta como tu blog es down to earth y habla realmente de como son las cosas durante los viajes. No siempre es las fotos de instagram en la playa o paisajes magnificos. Aveces son experiencias difíciles y estresantes pero pienso que siempre valen la pena. Deje mi trabajo hace unos meses y ahora que he regresado de un viaje corto acabo de empezar mi primer negocio ya que siempre he querido empezar algo. Es un negocio de limpieza y quiero ayudar a nuestra comunidad por estos rumbos y en unos anos salir a viajar otra vez. Gracias por tus blogs que son down to earth. Volvere a leer cuando quiera procrastine y leer sobre otros viajes. Espero que tus tours de la India hayan ido muy bien! he organizado tours de voluntariado a Guatemala con mas de 80 personas y se que es muy difícil y hay millones de detalles. Hata pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.