Mi experiencia con Couchsurfing en Filipinas

Soy parte de está red hace más de 6 años, en los cuales he tenido momentos activos donde hospedaba frecuentemente a gente en mi casa, luego paré de hacerlo por falta de tiempo, además salía con viajeros a realizar algún tipo de actividad, hay gente que conozco hace mucho tiempo a través de esta página y que aún seguimos siendo muy buenos amigos como: mi amigo Mike de Alemania a quien hospedé en mi casa hace más de 4 años y luego nos vimos en Colombia, o Nati, mi amiga de Argentina, quien está viajando Latinoamérica en bicicleta ya algunos años y publicó su primer libro, cada historia de cada viajero me inspiraba más y más, la suma de todas sus aventuras hizo que ahora yo este viajando también. Ser parte de este website te da tantas oportunidades de distintas maneras 1. Aprender de diferentes culturas 2. Segundo mejorar otro idioma 3. Tener una casa en otro país donde siempre podrás llegar.

Mi plan este año es utilizar Couchsurfing la mayor parte del tiempo posible para conocer y hospedarme con gente local en cada país que visite, creanme eso no tiene precio. Mi experiencia en Filipinas fue ¡INCREÍBLE! , no se si fue casualidad o destino, pero las personas que conocí a través de este portal hicieron que mi estancia sea maravillosa, fui una filipina más durante cinco semanas, conocí sus costumbres, su comida, su música, me sumergí totalmente en su país, durante dos ocasiones hablé con extranjeros, ya que estaba en dos puntos turísticos, el resto del tiempo solamente con gente Filipina.

A través de estas pequeñas historias les resumo como fue mi estancia con cada uno de mis host:

  • Irene Amatz

Irene es una de las personas más dulces que he conocido en mi vida, con un corazón gigantesco, para ella ser parte de la comunidad de Couchsurfing, es algo que se lo toma muy en serio, ella hospeda todo el tiempo a personas de todas partes del mundo y cuando viaja la utiliza también, además es una de las personas que lidera esta comunidad en la parte Este de Manila en una ciudad llamada Marikina. Ella conjuntamente con otros amigos organizan de manera voluntaria actividades nocturnas, intercambio de idiomas, salidas a otras ciudades o pueblos, todo por gusto a los viajes y animar a que otras personas lo hagan, todo a través del website y un grupo en Facebook que lo aperturaron para difundir la información. Yo tuve la oportunidad de asistir a una fiesta navideña de viajeros donde todos hicimos intercambios de regalos, yo regalé una libreta y recibí un lindo pañuelo, ¡La pasamos genial !, otro día hicimos un trekking con cerca de 15 personas al Tarak Ridge ¡Fue durísimo!, 11 horas de caminata, pero valió la pena llegar a la cima ya que tuvimos una vista espectacular, todos estos eventos organizados por Irene y sus amigos.  Cuando estuve en su casa aunque ella trabajaba todo el día y nos veíamos solo en las noche estaba pendiente de mi a cada momento, en donde estaba, que hacía, diciéndome que lugares conocer, donde comer, donde conseguir las cosas más baratas, etc. Estuve con ella cuatro días, pero cuando me fui de Manila jamás perdimos el contacto, de hecho ella me presentó Anthony mi siguiente host en Baler.

Su link de Couchsurfing es: https://www.couchsurfing.com/people/irene_ryne

  • Anthony Atienza

Llegué a Baler a las 5:30 am y Anthony insistió en recogerme en la terminal, a mi me daba mucha vergüenza por la hora, era la madrugada, pero a la final terminé aceptando. Mi primera impresión de él fue que era una persona seria, pero esa idea duró un par de horas. Anthony vive con toda su familia, 20 personas en la misma casa: sus padres, sus tres hermanas y sus sobrinos. Los padres de Anthony son las personas más amables que conocí en Filipinas, ellos me consintieron los días que estuve su casa, no me dejaban ni pisar la cocina, por más que insistía en ayudar me respondían con un rotundo ¡NO!, sus hermanas y sus sobrinos también eran muy buenas personas.

Sus padres respondían todos los días  mis inquietudes, yo hacía muchas preguntas , cuáles eran los nombres de los platos que comía, información del país, de su ciudad de su cultura, ¡Todo!, Ellos también querían saber muchas cosas, de hecho era la primera latina que conocían en su vida. Un día le pregunté al padre de Anthony si le gusta que su hijo utilice Couchsurfing, y su respuesta fue SI, me encanta porque podemos conocer gente de todos los países, mi familia y yo aprendemos de ellos. Así que sabiendo eso un día decidí preparar ceviche de calamar para que ellos puedan saborear la gastronomía ecuatoriana. Les encantó.

Tuve mucha suerte que la época que fui a Baler Anthony tenía días libres, así que todo el tiempo que estuve en esa ciudad estuvimos juntos, salíamos en su scooter, él me mostraba todos sus sitios favoritos, desde puntos de interés turístico, hasta sus bares preferidos, todas las noches nos tomábamos una cerveza y escuchábamos música en vivo, se convirtió en nuestra rutina. Anthony y yo vivimos muchas aventuras, se me perdió mi drone y lo encontré gracias a él, si no han leído les dejo aquí el post donde cuento más sobre esta historia: Historias bizarras 1/4 Filipinas, también aquí tuve mi primera experiencia en un karaoke y fue desastrosa, la cuento aquí: 11 cosas que no sabías sobre Filipinas.

Mi último día en Baler compré un ramo de flores para los padres padres de Anthony para agradecer todo lo que hicieron por mi, quisé llorar, pero no lo hice, habían sido unos días maravillosos.

Su link de Couchsurfing es: https://www.couchsurfing.com/users/2004173286

  • Janice Lopez

Tuve contacto con Janice estando en Estados Unidos, le envié una solicitud en Couchsurfing y ella me contestó una hora después aceptando mi estancia con ella, nos agregamos a Facebook y ella me escribía con tanta amabilidad, como si fuéramos amigas de muchos años, un gran gesto de su parte. A la final no me quedé con Janice cuando llegué a Filipinas, ella estaba hospedando una pareja polaca pero fue ella quien me presentó a mi querida amiga Irene.

Conocí a Janice en persona el día de la fiesta de navidad que organizó el grupo de Couchsurfing East Manila, nos dimos un gran abrazo, ella me invitó a pasar navidad con su familia y por supuesto acepté sin dudarlo, nuestro plan era quedarnos una semana en Bohol, la isla de donde ella proviene, pero nos terminamos quedando más de dos semanas porque la madre de Janice falleció de manera inesperada el día de navidad y nuestros planes cambiaron.

Janice causó un gran impacto en mi, aprendí muchas cosas de ella, jamás perdió la cordura en un momento de tanto dolor para su familia, ella fue el pilar que sostenía a sus hermanos para que no se derrumbasen los días que velaron a su madre, a través de este incidente tan triste yo tuve la oportunidad de conocer a toda sus parientes, una familia muy muy grande, el barrio en el que vivía su hermana, era prácticamente de sus, tíos, primos en primer y segundo grado, todos tenían alguna clase de parentesco en ese sitio.

A pesar del momento difícil por el que estaban pasando Janice siempre tenía una sonrisa, James su hermano menor, se convirtió en mi hermano también, pasábamos todos los días juntos, conversando, paseando, comiendo, él me enseñaba inglés, era la única persona que me corregía, Joyce por su parte trataba de engordarme, (ese era su plan secreto, yo lo sabía ) , en esa casa lo que más había era comida, comíamos más de 5 veces al día, ¡Que delicia!, ella al principio era super tímida porque creía que su inglés no era el mejor, pero terminamos entendiéndonos perfectamente, Rihanne, su hija de tres años era nuestra traductora, hablaba un inglés perfecto, llegué a querer tanto a ese niña, ella me decía “ate nico you are my best friend”, Jamaica su otra hermana me hizo reír tanto, siempre salía con sus ocurrencias y les sacaba una sonrisa a todos. Los primos pequeños de Janice me llamaban “ate Nico” que en tagalog, el idioma de Filipinas significa hermana mayor.

El fin de año la pasé con ellos también y terminé mi viaje con un paseo familiar donde me despedí de toda su familia, fue gracioso porque el día del paseo aprendí un juego de cartas super simple que se llama “in between”, cada jugador tenía que poner una cantidad de dinero sobre la mesa, en este caso todos poníamos 0.5o ctvs por ronda, a cada uno se nos entregaba dos cartas, cada uno de los jugadores decide si apostar o no y que valor, ganabas cuando la carta que te lanzaba el dealer estaba en medio de tus dos cartas, por ejemplo: tú tienes un 2 y una J, decides apostar $5 (el valor acumulado de toda la mesa), si la carta que te lanza el dealer es un 6, ganaste, si la carta que te lanza el dealer es un A perdiste y te toca poner el valor que le apostaste, es así como la apuesta va creciendo y se va acumulando, esa noche tuve tanta suerte empecé con 0.50 ctvs y gané $30, no perdí ni una sola partida, nadie lo podía creer, con ese dinero viaje la semana siguiente.

Me despedí de Filipinas con una fiesta que organizamos Irene y yo a la que fueron las personas que había conocido en el trekking, el día de la fiesta de navidad, viajeros que habían visto el evento en el portal de Couchsurfing, fuimos alrededor 25 personas, bailamos, bebimos, comimos, por cierto preparé ceviche de pollo, otro de los platos típicos de mis país Ecuador, les gusto mucho a los invitados, fue una gran noche, nada de esto hubiera podido vivir sino hubiera sido parte de esta comunidad, que para mi es una de las mejores parar conectarte y entender como funciona la cultura local.

                                                                                         Fiesta de despedida. Foto con todos los asistentes.
Autor
Hola, mi nombre es Nicole, una de las cosas que más me apasiona es escribir, espero disfrutes de mis historias. Gracias por visitar mi blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.